Chistes y algo mas...

Un poquito más de humor:

*Primera Situación:*

Un hombre casado tenía un lío con su secretaria.
Un día, la pasión los desbordó y se fueron a la casa de ella; exhaustos
debido a una tarde de sexo desenfrenado, se durmieron, despertando a las
ocho de la tarde.
Cuando el hombre se estaba poniendo la ropa, le pidió a la mujer que sacara
sus zapatos y los ensuciara con césped y tierra. Aunque intrigada ella lo
hizo; él se puso los zapatos, cogió el coche y se fue a su casa.
-¿Dónde has estado? -le preguntó su mujer cuando entró.

-Querida, no puedo mentirte: estoy enrollado con mi secretaria y estuvimos
toda la tarde haciendo el amor. Me dormí y no desperté hasta las 8.

Su esposa mira hacia abajo, ve sus zapatos y le dice:

-¡¡Mentiroso bastardo!! ¡¡¡Estuviste jugando al golf!!!".


Segunda Situación:*

Había una pareja de mediana edad que tenía 2 hermosas hijas adolescentes, y
decide intentar una última vez tener el niño que siempre quisieron.
Después de intentarlo durante meses la esposa finalmente quedó embarazada y
dio a luz a un saludable niño 9 meses más tarde.
El jubiloso padre corrió a conocer a su nuevo hijo, y al mirarlo se
horrorizó, ya que el niño era el bebé más feo que había visto en su vida.
Fue a ver a su esposa y le dijo que no había manera de que él fuera el
padre de ese niño.
"¡Mira las 2 hermosas hijas que hice anteriormente!"
Luego la miró desconfiado y le preguntó:

"¿Me has estado engañando?"

La mujer sonrió dulcemente y le dijo
"¡¡Esta vez no mi amor!!"


Tercera Situación:*

Un empleado de una funeraria estaba una noche trabajando hasta tarde. Su
trabajo era examinar el cuerpo de los muertos antes de ser enviados a
enterrar o incinerar.
Cuando examinó el cuerpo del señor Juan, que iba a ser incinerado, hizo un
asombroso descubrimiento:
¡¡¡Juan tenía la "parte" más grande que nunca había visto!!!

-Lo siento señor Juan -dijo el empleado-, pero no puedo enviarlo a
incinerar con tremenda "parte". Tiene que ser guardada para la posteridad.

Dicho esto separó la "parte" del cuerpo, la puso en su maletín y se fue a
casa.
A la primera persona que se la mostró fue a su esposa:

-Tengo algo que mostrarte que no vas a creer -le dijo, y abrió el maletín.


-¡¡¡¡Dios mío!!!! -gritó ella- ¡¡Juan está muerto!!


Cuarta Situación:*

Una mujer estaba en la cama con su amante cuando oyó al marido abrir la
puerta principal.
-Rápido -le dijo- quédate de pie en el rincón.

Luego le untó rápidamente aceite de bebé por todo el cuerpo y lo espolvoreó
con talco.

- No te muevas hasta que yo te lo diga -le susurró- y simula que eres una
estatua.

-¿Qué es esto amor? -le preguntó su esposo cuando entró al cuarto.

-Ah, es una estatua -le contestó ella- Los Rodríguez compraron una para su
dormitorio, y me gustó tanto que compré una para nosotros.

Nada más se dijo acerca de la estatua.

Alrededor de las dos de la mañana, el marido se bajó de la cama, fue a la
cocina y regresó con un sándwich y un vaso de leche.

-Toma -le dijo a la estatua- come algo. Yo estuve de pie como un idiota 3
días en la casa de los Rodríguez y nadie me ofreció ni un vaso de agua.



La excusa:*

Un hombre cincuentón se da el gustazo y compra el Porsche que tanto le
gustaba.

Al tomar la autopista acelera y sonríe con satisfacción... pero al instante
ve las
luces azules de una patrulla que lo va siguiendo.

- No hay forma de que me alcancen con este coche -pensó, y aceleró a fondo.

Inmediatamente se dio cuenta del lío en el que se estaba metiendo, y paró a
un lado de la autopista.
El policía se acerca, no dice nada, coge el permiso de conducir, lo mira
muy despacio, da una vuelta alrededor del coche y dice finalmente:

- Mire amigo, ha sido un día muy pesado, es viernes y estoy a punto de
terminar mi turno de patrulla. No tengo ganas de ningún papeleo, así que,
si me da una excusa por su exceso de velocidad que no haya oído nunca, le
dejo ir de aquí ahora mismo.

El hombre lo piensa unos segundos y responde:

-La semana pasada mi esposa se fugó de casa con un policía. Tenía miedo de
que fuera usted y estuviera tratando de devolvérmela.

-Que tenga un buen fin de semana amigo.
 
Dos amigos hablando:
Pues esta mañana me encontraba tan mal, que decidí suicidarme tomando 1.000 aspirinas.
¿Y qué pasó?
Me tomé la segunda, y me encontré mejor.



Dos amigos se encuentran en la plaza del pueblo:
¡Oye Marcelino! ¿Qué llevas bajo el brazo?
Es un zorrillo.
El amigo admirado le contesta:
Pero, ¿y el olor?
Ah pues, que se aguante.



Un señor va caminando por la calle, acababa de comprar una botella de vino. Había estado ahorrando media vida para comprarla. El señor que era bastante agarrado (egoísta) llevaba la botella de vino en el bolsillo de la gabardina, para que nadie se la viera. De repente al cruzar la calle le atropella un coche y al levantarse, ve que tiene todo manchado de rojo y dice:
¡Por favor Dios mío! ¡Que sea sangre, que sea sangre!


Era un vagabundo que siempre se ponía fuera de una iglesia a pedir limosna con un sombrero, hasta que un día llegó con dos sombreros, y se le acercó un señor y le preguntó: Oiga usted, ¿Por qué trae consigo dos sombreros?
Y éste contestó:
Bueno, señor, la verdad es que me ha ido tan bien, que decidí abrir una sucursal.
 
Última edición:

DOSMETROS

High 2m Modereitor
Dos amigos se encuentran en la plaza del pueblo:
¡Oye Marcelino! ¿Qué llevas bajo el brazo?
Es un zorrillo.
El amigo admirado le contesta:
Pero, ¿y el olor?
Ah pues, que se aguante.

:D :aplauso:
 
Un señor va caminando por la calle, acababa de comprar una botella de vino. Había estado ahorrando media vida para comprarla. El señor que era bastante agarrado (egoísta) llevaba la botella de vino en el bolsillo de la gabardina, para que nadie se la viera. De repente al cruzar la calle le atropella un coche y al levantarse, ve que tiene todo manchado de rojo y dice:
¡Por favor Dios mío! ¡Que sea sangre, que sea sangre!
Tengo un amigo que es peor :LOL:
 

DOSMETROS

High 2m Modereitor
Una noche una pareja de mayorcitos estaba ya acostada en su cama.

El marido se estaba quedando dormido, pero su mujer se sentía romántica y quería conversar.

Le dijo: Cuando me enamorabas, me agarrabas la mano.

De mala gana, el marido se dio media vuelta, le agarró la mano por unos segundos y luego trató de dormirse otra vez.

A los treinta segundos, ella le dijo: Luego tú me mordías el cuello......

Molesto, el marido tiró la ropa de cama y se levantó.

¿A dónde vas?, le preguntó ella.

¡¡¡A buscar los dientes!!!

 

Temas similares